Preimpresión


Es el primer paso del proceso  y se realiza la  preparación del fotolito.  El primer proceso es el de separación de colores del diseño. Cada pantalla de serigrafía llevará un color por separado que  se deben imprimir en un fotolito, estos pueden ser de  diferentes materiales siendo los más habituales las transparencias fabricadas en poliéster translúcido. El fotolito siempre se imprime en un negro muy opaco y no puede contener grises  ya que estas tonalidades se pueden simular con tramas y medios tonos con programas de retoque fotográfico.


Una vez impresos los fotolitos realizamos la preparación de la pantalla de serigrafía que consiste  en un marco de madera o de metal con una malla de poliéster. Sobre esta malla se aplica una emulsión foto sensible por las dos caras  y se deja secar. Una vez seca la pantalla de serigrafía está lista para poderse utilizar. Se coloca el fotolito impreso sobre la pantalla de serigrafía y este pasa a la insoladora donde se le aplicará luz durante un tiempo determinado.  Una vez expuesta la pantalla a la luz esta se revela aplicándole agua directamente. Por medio de este proceso de revelado las partes negras del fotolito al aplicarle agua la emulsión se separan quedado una máscara por donde puede pasar la tinta. El proceso se repite para cada color del diseño ya que estos deben ir cada uno en pantallas diferentes.


Impresión


Una vez se haya secado se coloca en la máquina o pulpo de serigrafía y se precintan los bordes del marco para facilitar la limpieza de la tinta sobrante.


Se aplica  la tinta sobre la pantalla  y se coloca la prenda a estampar debajo de esta sobre una tabla. La tinta aplicada en la pantalla se desplaza por medio de una racleta que lleva una escobilla de goma para facilitar el deslizamiento de la tinta sobre la pantalla y se habrá depositado sobre la prenda.  Si el diseño tiene varios colores este proceso se realiza con cada color por separado hasta que se estampan todos en la prenda.


Secado y curado


Una vez que se han estampado todos los colores, se introduce la prenda en un horno especial donde la tinta pasa por un proceso de curado para asegurar la fijación de la tinta a la prenda. La temperatura de curado variará en función del tipo de tinta y el material de la prenda a estampar


La impresión en serigrafía es adecuada para superficies planas. El proceso de estampación se realiza mediante una pantalla con una malla que  se tensa alrededor de un marco rígido. Las áreas de la imagen que no se van a imprimir se enmascaran creando una plantilla con el diseño. Para realizar la estampación con la plantilla ésta se coloca sobre el artículo a estampar. En la malla de la pantalla se coloca la tinta y con una escobilla de goma  se presiona la tinta a través de la pantalla, esta se levanta  suavemente para evitar cualquier mancha. La tinta se deja secar al aire o curado en función del producto y de la tinta utilizada. El proceso es ideal para los colores planos sin variación de tonos.


Las estampaciones más comunes en serigrafía se realizan en artículos como: camisetas, sudaderas, bolsas, mochilas, etc.


A favor:

  •  Es una solución económica y duradera (tiradas medias y largos).
  •  Se puede estampar en casi cualquier superficie.
  • Agradable al tacto ya que se imprime la tinta directamente sobre el material.
  • Excelente resistencia a los lavados.

En contra:

  •  El tiempo del proceso de pre-impresión ( no es adecuado para tiradas muy cortas).
  •  No es adecuado para tonalidades de un mismo color y diseño a todo color (fotografías).


Detalle de serigrafía en camiseta