El proceso de grabado a láser se realiza por medio de un sistema informático para accionar el movimiento del cabezal láser. Los grabados son muy precisos y limpios, esto es debido a que la cabeza del láser no entra en contacto con el objeto que se está personalizando.


El proceso implica la erosión o la quema de la capa superior que revela la capa debajo. Por lo tanto, la reproducción de los logotipos en su color real no es posible a través de este método.


Madera y materiales naturales, plásticos, metales recubiertos de piedra y el vidrio pueden ser grabados con láser.


A favor:

  •  Permite estampar en gran variedad de superficies como madera, acrílico, vidrio y metal.
  •  Adecuado para tiradas largas y cortas.

En contra:

  •  No permite estampar en colores. Ya que el color resultante es el que aparece tras erosionar la primera capa del artículo.

Llavero de metal con grabado en láser