Este método de impresión es cada vez más popular, ya que es posible imprimir a todo color como fotografías, diseños complejos con degradados, etc.


En el proceso de estampación digital el diseño se imprime en un soporte de vinilo blanco (hay algunos transparentes) con un plotter de impresión y de corte. Este plotter imprime con unas tintas especiales más resistentes a los lavados que las tintas tradicionales.


El primer paso es la preparación del diseño con un programa de ordenador que trabaje con archivos vectoriales. En esta fase se indican con unas líneas por donde debe cortar el plotter el vinilo impreso para poder separar luego la parte impresa de la parte blanca sobrante.


Una vez preparado el archivo  este se debe manda imprimir con un software especial de impresión. Cada plotter trabaja con su software. Una de las principales funciones del software es interpretar las líneas de corte que se han delimitado con el programa de ordenador previamente. Tras finalizar el proceso de impresión el plotter cortará el vinilo dejando sin cortar el respaldo del mismo para que se puedan eliminar las zonas no impresas fácilmente con unas pinzas especiales. Este proceso de eliminación del vinilo sobrante se realiza manualmente.


El resultado tras la eliminación del material sobrante será el diseño que queramos estampar sobre la prenda. El último paso es transferir térmicamente el diseño a la prenda mediante una plancha especial. La duración y temperatura de planchado dependerá del material a estampar, tipo de vinilo, etc.


A favor:

  • Permite estampar diseños a todo color (fotografías)
  •  Permite estampar en diferentes materiales y superficies.
  •  Adecuado para tiradas cortas.
  • Se pueden imprimir diseños a todo color con diferentes tonalidades y degradados.
  • Idóneo para tiradas cortas al no haber gastos fijos como en serigrafía.

En contra:

  •  No se puede planchar directamente sobre el diseño.
  •  Es más caro que otros métodos de estampación.


Detalle en macro de transfer digital sobre textil