Es la técnica utilizada para reproducir degradados y matices.


Para simular la diferencia de intensidad del color, la serigrafía aprovecha el efecto óptico que resulta de aplicar puntos de diferentes grosores.