En el caso en que un cliente quiera cambiar un artículo y ya haya confirmado la muestra virtual, se incurre en una serie de gastos, puesto que ya había comenzado  la fase de fabricación.