En el momento en que se acepta el pedido entra en proceso de producción, sería posible cancelarlo pero llevaría consigo los costes en los que hubiéramos incurrido.